Vemos una iglesia que será de generación a generación.

Vemos una iglesia que alcanzará a los no creyentes.

Vemos una iglesia que forme familias fuertes.

Vemos una iglesia que sirva, desarrolle e influencie la comunidad.

Vemos una iglesia que será refugio a creyentes de buen corazón y los que se han apartado de caminar con Jesús.

Vemos una iglesia que sea buscadores incansables de la presencia de Dios.

Vemos una iglesia que establezca y aplique principios bíblicos con el fin de formar personas fieles a Dios, sus pastores e iglesia local.

Vemos una iglesia que tenga instalaciones apropiadas para las necesidades de la iglesia local y comunidad inmediata.

Vemos una iglesia que promueva, viva, y practique la justicia social y ame la misericordia, no en base a ninguna inclinación política, sino a los principios bíblicos.